Está claro que cualquier negocio necesita clientes, sino, no vale para nada ningún esfuerzo que podamos hacer. Mucha gente se queda en su silla esperando que el cliente acuda a él o ella, pero esto es un error, si nadie nos conoce, no existimos, no somos nada si no nos ven y mostramos nuestro producto, por ello hay que salir a buscar, a que nos vean, a darnos a conocer. Hoy vamos a ver una serie de claves para esto, para encontrar e intentar afianzar al cliente ideal, ya que no todo cliente es el perfecto para nosotros, pero crear un vínculo con los clientes es algo totalmente esencial para progresar con nuestro negocio.

Lo más importante para encontrar a los clientes ideales es la confianza, sin esto no hay nada, porque no hay que olvidar nunca que tú ofreces un producto, en este caso una vivienda, que no es lo mismo que dar una hamburguesa que degustará durante diez minutos, una casa o un piso es para mucho tiempo, muchas veces para toda la vida, el cliente va a entregarte eso, gran parte de su vida, por lo que la confianza para entregarte algo tan importante tiene que ser vital, tienes que crear ese vínculo o no será posible la vente o el alquiler.

Encontrar a tu cliente ideal

Antes incluso que la confianza, deberás saber perfectamente quién es tu cliente ideal, tienes que saber identificarlo, tenerlo muy claro, por lo que lo primero es saber el rango de edad, el sexo, nivel económico, lugar de trabajo y necesidades a cubrir.

Una vez hecho esto, es importante conocer el mercado, sabiendo cómo está, sabrás lo que se está buscando, por lo tanto, ya conocerás un poco más a tu cliente y sabrás lo que puedes ofrecer. Una forma que hoy por hoy es esencial a la hora de encontrar clientes es el marketing online, tienes que invertir en publicidad online para hacerte ver, para saber que estás ahí y que puedes ofrecer incluso más de lo que están buscando.

Cuanto más fácil se lo pongas a un potencial cliente para conocerte, ir a tu web y que vea de un solo vistazo todo lo que puedes ofrecer, mejor. El email marketing también puede ser efectivo, mandar un correo con las novedades, nuevas viviendas, bajada de precios, nuevas construcciones… esto hace que no se olviden de tu marca, que sepan que sigues trabajando para ellos.

Estudiar a la competencia es otro de los pasos clave, solo sabiendo lo que están haciendo los demás, podrás ofrecer algo nuevo, algo distinto que nadie más tenga y que solo tu empresa pueda dar. Solo de esta manera podrás destacarte entre tantas posibilidades, ofreciendo algo que no tiene por qué ser mejor o más barato, sino distinto, que cubra las necesidades del cliente, unas necesidades que quizá no sabe ni que existen aún.

Y, sobre todo, escucha, parte totalmente esencial, siempre escucha las opiniones de los clientes, solo así podrás crecer y afianzar la confianza.