A la hora de poner a la venta una propiedad puede tranquilizar la contratación de servicios profesionales y asesoría inmobiliaria para llevar a cabo de la mejor manera este proceso, pero también puede levantar ciertas dudas en relación a la organización, la repartición de honorarios o las cuestiones contractuales.

Es necesario comprender y tener claras ciertas claves para llevar a cabo las operaciones inmobiliarias de la forma más correcta posible, repartiendo los honorarios de forma justa y negociando las mejores opciones. Algunos puntos deben quedar claros desde el principio y ciertos documentos o contratos deben realizarse al inicio de la relación entre el cliente y la inmobiliaria.

La autorización para el cobro de los honorarios al comprador: los honorarios compartidos

Existen diferentes métodos para cubrir los honorarios inmobiliarios según la zona, la compañía o los acuerdos internos. Uno de los métodos, aunque no el más habitual, es compartir el coste del importe entre el comprador y el vendedor para que la carga sea equitativa y no recaiga en un solo usuario. Si se opta por esta opción se debe detallar por escrito desde un momento inicial y se debe firmar la autorización para desarrollar el proceso de esta manera.

En algunos casos la opción de los honorarios inmobiliarios compartidos puede ser un acierto, de manera que todas las partes involucradas en el proceso pongan de su parte y se equilibre el cierre de la compra venta.

La definición del importe, otro punto a definir sobre los honorarios

Igual de importante que aclarar si se va a utilizar el sistema de los honorarios inmobiliarios compartidos será cerrar cuál va a ser el importe o la manera que se tendrá de calcularlo. Los honorarios vienen definidos muy habitualmente por un porcentaje sobre el precio final de compra, como una comisión. Que no sea una cantidad fija definida y resulte dependiente de la negociación final no es excluyente de ser fijada por escrito, así que conviene atar desde el principio ya sea el importe fijado o el tanto por ciento a percibir.

Los servicios que se contratan, expuestos con claridad desde el inicio

Para trabajar sobre seguro y que el vínculo entre los agentes inmobiliarios con los clientes sea lo más efectivo posible se deben aclarar y enumerar los servicios específicos contratados por parte del vendedor a la agencia. De esta manera la agencia inmobiliaria tendrá puntualizado su compromiso y quedará clara la relación entre los honorarios y el trabajo realizado.

Reflejado en el acuerdo debe quedar cada compromiso propuesto: plan de difusión, la mediación de compradores y vendedores, la asesoría inmobiliaria o la gestión de trámites contractuales.

Sin olvidar el plan de marketing

Un punto muy importante de las relaciones inmobiliarias es el plan de marketing y es muy común que el grueso del trabajo de los profesionales del sector radique en la calidad de este plan. Dado el peso de esta parte del proceso, es vital que los vendedores traten desde el principio este tema con los agentes inmobiliarios y puedan evaluar cuál será la estrategia para llevarlo a cabo y justificar los honorarios propuestos.