Cada producto o servicio tiene su propio público ya sea por una cuestión de edad, de características o de estilo de vida. Sin embargo eso no hace que todos los consumidores dentro de un sector sean iguales, ya que existen muchos factores que alteran sus comportamientos y las decisiones que toman.

Para llegar a un número amplio de personas y conectar con un público versátil puede ser útil conocer los tipos de consumidores, analizar cuáles son más afines a la marca y encontrar las técnicas más adecuadas para cada caso.

Los trabajadores activos que buscan la calidad

Este es un tipo de consumidor habitual que se encuentra en una media de edad de unos 35 años y se presenta a nivel bastante parejo entre hombres y mujeres. Da el perfil de persona trabajadora y muy activa, que está presente en las redes sociales como corresponde con su franja de edad y se preocupa de tener cosas de buena calidad pero también de que se note que lo son.

Estos consumidores trabajan mucho y se preocupan por mantener su estatus tanto en la vida real como en sus perfiles de internet, así que en cada una de sus compras se notará el poder adquisitivo y el gusto por la buena calidad de las cosas.

Los compradores sin frenos

Las compras por impulso están en nuestro día a día y han crecido notablemente con las nuevas tecnologías y la capacidad de obtener ese capricho en solo un clic. Con una media parecida al perfil anterior, en este caso de unos 34 años, el perfil de consumidor que es un gastador impulsivo no atiende a una personalidad organizada que compre siguiendo listas y da valor al momento emocional de cada situación.

Estos consumidores también utilizan las redes sociales e internet, aunque tal vez no inviertan tanto tiempo en conocer las opiniones de los productos o la reputación de las marcas que se encuentran en estos medios como lo hacen los prototipos anteriores.

Los consumidores equilibrados y con actitud positiva

Son otro tipo de consumidores muy habituales y corresponden con una media de edad algo más alta, de unos 39 años. En este caso las cosas no están tan igualadas y las mujeres son más propensas a atender a este comportamiento.

Estos consumidores navegan por internet buscando información o noticias, y no dedican tanto tiempo a realizar búsquedas relacionadas con las compras. Tanto su carácter como su actitud ante el consumismo suele ser positivo y equilibrado.

Los que se encuentran en pleno ascenso

Hay un grupo de consumidores que lucha por mejorar y aspira a ascender en la vida profesional o la escala social, lo que afecta directamente a las compras que realizan. Como se encuentran en procesos ligeramente inestables tienen diferentes etapas a nivel de carácter y también de actuación.

Estos cambios se traducen a unos comportamientos mixto respecto a las compras, es decir, pueden planear algo y comprar estratégicamente según ese plan en algunas ocasiones y actuar desde el impulso en otros momentos menos centrados.