El sector del inmueble tiene muchas vertientes y especialidades, ya que es un negocio al que pertenecen diferentes profesionales con papeles muy diversos dentro de la compra, la venta, la construcción o las reformas. La intermediación inmobiliaria es una de estas especialidades pero, ¿sabes a qué nos referimos cuándo hablamos de intermediación inmobiliaria?

La intermediación inmobiliaria: qué es

En la actualidad, las nuevas tecnologías han democratizado multitud de funciones del sector inmobiliario, entre las que  está la búsqueda individual de viviendas disponibles y todo tipo de inmuebles a través de internet. Aunque realizar esto es muchísimo más sencillo hoy en día, todavía existen muchas personas que acuden a una persona o agencia que medie en la relación comprador – vendedor, lo que conocemos como intermediación inmobiliaria.

La intermediación inmobiliaria es el servicio prestado por profesionales del sector de la vivienda, expertos en sus procedimientos y portadores de la trayectoria necesaria para asesorar a compradores y vendedores.

Resulta fundamental regular la relación que se genera entre el agente inmobiliario y el vendedor, ya que su vínculo se crea alrededor de una operación con un gran desembolso económico y el agente inmobiliario puede llegar a generar grandes beneficios sobre sus honorarios.

Los contratos en la intermediación inmobiliaria

Para que las relaciones profesionales y económicas sean precisas en el proceso de intermediación inmobiliaria se formalizan ciertos contratos, detallando el tipo de relación que existirá entre el agente inmobiliario y el vendedor.

Este contrato se enfoca habitualmente a las funciones y responsabilidades del agente que se fundamentan en la búsqueda y facilitación de la localización de un potencial comprador, proceso realizado por encargo de la persona que desea vender su vivienda.

Cuando se trata de la intermediación inmobiliaria siempre se habla en términos de asesoría, apoyo, mediación y facilitación, pero en ningún caso el agente inmobiliario será representante legal del vendedor ni tendrá la potestad de cerrar compraventas en su nombre.

Los honorarios en la intermediación inmobiliaria

Esta labor de acercamiento entre potenciales compradores y el vendedor del inmueble requiere de ciertas técnicas y conocimientos específicos que aporta el agente inmobiliario, por lo cobrará unos honorarios.

El trabajo de los especialistas en este sector es bastante complejo y, aunque en ocasiones se pueda cuestionar si se debe cobrar por ello o hasta qué cantidades, lo cierto es que sus funciones son bastante complicadas por la volatilidad del mercado y los incesantes cambios de comportamiento entre clientes o vendedores a lo largo del proceso de intermediación inmobiliaria.

Para que se respeten los honorarios siempre se deben realizar los contratos pertinentes y dejar el rastro de pruebas que determinan el trabajo del agente inmobiliario en todo el proceso, ya que el trabajo de los especialistas es perfectamente demostrable.

Los contratos de intermediación inmobiliaria suelen incluir principalmente los apartados definitorios de quién realiza el encargo, qué tipo de encargo es, cuál es el bien inmobiliario sobre el que se realiza, qué precio aproximado desea recibir el cliente, qué retribución tendrán los servicios de intermediación inmobiliaria y en ocasiones, el contrato de arras.